La mayoría de los niños estadounidenses no ven al dentista de su familia hasta que tienen más de 2 años, mucho más tarde de lo recomendado por los profesionales médicos y dentales.

Puede llevar a su hijo a una edad más temprana, pero los expertos recomiendan tomarlo dentro de los 6 meses posteriores a la aparición del primer diente, o aproximadamente a los 12 meses a más tardar.

En este momento, el dentista puede brindarle información sobre:

  • Caries de biberón
  • Prácticas de alimentación infantil
  • Limpieza bucal
  • Dentición
  • Hábitos del chupete
  • Hábitos de chuparse los dedos
La primera visita suele durar de 30 a 45 minutos. Según la edad de su hijo, la visita puede incluir un examen completo de los dientes, las mandíbulas, la mordida, las encías y los tejidos bucales para controlar el crecimiento y el desarrollo. Si es necesario, su hijo también puede tener una limpieza suave.

Desde la primera visita en adelante se recomienda que los niños visiten al dentista cada seis meses, a menos que surja un problema que necesite asistencia inmediata, como rechinar los dientes o respirar por la boca. En la segunda visita, el dentista puede contar los dientes del niño y cepillarlos con pasta para agregarle fluoruro darles máxima protección a los dientes del niño.  

Lo más importante es que le des la confianza suficiente a tu hijo para que las visitas al dentista no sean un infierno, otra cosa, es que visites a un dentista especializado en niños como lo es la Dr. Dra Marlene Frías Torres.